lunes, 31 de diciembre de 2012

TALLER DE PREVENCIÓN DE LAS DROGODEPENDENCIAS

PRIMERA EXPERIENCIA EN CALI

Noviembre y Diciembre de 2012. 

Este  emprendimiento  cuenta  con  el aval del  Dr.  FERNANDO GUTIÉRREZ
SECRETARIO DEL DEPARTAMENTO DEL VALLE DEL CAUCA y de la DEFENSORÍA DEL PUEBLO DE CALI, el patrocinio de MONTESABIO y el apoyo de los Drs. XIMARA y JAMES PECKHAM. 

Tiene como propósito la formación de lideres comunitarios como Coordinadores de Talleres de Prevención de Drogas bajo la dirección del Dr. LUIS EDUARDO SCHNITMAN, autor del libro CIRCUITO PARANOICO. NUEVAS BASES PARA LA PREVENCIÓN DE LA DROGADICCIÓN y quien desarrolla actividades relacionadas con el Programa de Salud Mental del Departamento.

A continuación presentamos trabajos escritos de algunos de los participantes:

LA HISTORIA MÁS SIGNIFICATIVA
QUE HE VIVIDO EN RELACIÓN CON LAS DROGAS
                        
                                          Por: Idinael AlfredoTejeda
                                                                   Cantautor - Líder comunitario 


En mi juventud, en una época de rebeldía en la que pensamos que los padres sencillamente nos quieren coartar de diversiones, por pura curiosidad, probé la marihuana a la edad de 18 años.
Empecé a hacer un auto análisis de mi estado bajo el efecto de la marihuana, después de cada sesión, en muchas ocasiones terminaba sintiéndome culpable y con muchos temores de no lograr las metas que me había trazado en la vida, como mi música, entre otros sueños. Sin embargo, en otras ocasiones traté de justificar el consumo por los problemas que tenía con mi padrastro.
Traté de actuar de forma natural ante la sociedad, estando bajo el efecto de la marihuana como lo hacían algunos de mis amigos y no me satisfizo este ejercicio. Consciente de esto, me fui retirando del consumo y por ende fui seleccionando a mis amigos, dejando de acudir a lugares en donde hacían de esto una gran ceremonia. 


HISTORIA CON LAS SPA

Por : Lorena Tenorio



En mi adolescencia viví en un barrio de los llamados vulnerables, los amigos más cercanos eran un grupo de chicos drogadictos, de ese modo conocí la marihuana y el bazuco, sus características, sus efectos y el olor.
Las reacciones de los chicos eran diferentes: los que consumían marihuana quedaban en un estado que a mí me parecía “de estupidez”, con el tiempo uno de ellos comenzó a consumir bazuco, era un chico gordo y pronto comenzó a deteriorarse a una velocidad impresionante, no sólo físicamente, sino mentalmente, estaba flaco y parecía que cada vez estuviera más lejos de la realidad.

Desde siempre supe que no me interesaba experimentar esa sensación, ¿para qué buscaría quedar como un ente hasta que se me pasara el efecto de la marihuana?, ¿para qué consumir algo que acabaría conmigo en poco tiempo?
En ese momento no lo sabía, pero años después entendí que eso fue lo mejor que me pudo suceder, porque al no tener la curiosidad de las drogas, no tuve la tentación que genera ese tabú que hay alrededor de ella.

Nunca probé droga alguna, aunque sea difícil de creer, pero ahora puedo decir, por experiencia propia, que una de las formas de evitar el consumo de las drogas en los jóvenes es hablarles claramente y brindarles información veraz sobre aquello que quieren saber.  


CASOS DE DROGADICCIÓN QUE ME CONMOVIERON
                                     
                                                Por: Adriana Patiño Cruz


WILLIAM ORTÍZ:

Cuando tenía 12 años compartía juegos con una amiga, un día llegó a buscarla su hermano de unos 15 años de edad, un jovencito muy agradable, era de los muchachos más amables que conocía hasta entonces.
El me visitó varias veces y compartía su bicicleta conmigo porque yo no tenía. Tomó la decisión de ir varias veces a la semana para que yo montara un rato y así fue como le tomé mucho cariño.
Estos amigos pertenecían a una familia de clase media, con sus padres  y 3 hermanos más, se veían muy normales.
Yo me cambie de casa y dejé de verlos por mucho tiempo, más de un año y un día fui de visita y le pregunté a mi amiga por Will, a lo que ella respondió que lo habían botado de la casa porque se convirtió en drogadicto y ya no pudieron más con él.  Esto me dejó muy sorprendida y seguí visitando más seguido a mi amiga con la intención de ver alguna vez al chico, pues yo pensaba que en algún momento visitaría a su mamá.
En ese proceso me di cuenta que se metía en muchos problemas, lo habían apuñalado y ya no podían dejarlo entrar a su casa porque se robaba cualquier cosa. Dos años después lo volví a ver. Estaba muy cambiado, era muy delgado, había crecido más y ya tenía una pareja, una muchacha igual que él drogadicta; el escasamente levantó una ceja en saludo, pero no quiso hablar conmigo.
Fue la última vez que lo vi, supe que terminó viviendo en el “Planchón” de Santa Elena donde era odiado y temido, atentaron muchas veces contra su vida, a bala, a puñal, pero él seguía vivo y como un indigente. Llegó el momento que lograron asesinarlo de 11 puñaladas; para esa época tendría unos 24 años.  
Esto me dejó muy triste y con muchas preguntas. Él se veía como un joven muy sensible y humano cuando lo conocí, además su familia era estable, no pude saber en qué momento y por qué le cambió la vida.

EL SANTA LIBRADA CALI.

En el 2009, mis hijos ingresaron a estudiar a este colegio y durante los dos primeros años yo los llevaba hasta la puerta del  plantel. Ahí pude observar como los muchachos se internaban en el “Parque de los estudiantes” y salían trabados para ingresar a clases.

Creo que esta es la situación que viven muchos jóvenes de colegios y universidades. Al comienzo estaba muy angustiada por mis hijos adolescentes, incluso pensé en retirarlos, pero yo estaba consciente que esa no era una solución pues los colegios privados no son ajenos a esta situación.  Así que decidí estar muy pendiente y hablar mucho con ellos.

He sabido de jóvenes muy inteligentes y con muchas cualidades que consumen marihuana y pienso que sería importante trabajar con esta comunidad.    


LA HISTORIA MÁS SIGNIFICATIVA QUE HE VIVIDO EN RELACIÓN CON LAS DROGAS.
                                                              Por: Yolanda Torres


En el barrio donde viví mi infancia, había mucho consumo y mucha oferta de marihuana y bazuco. En dos casas de mi cuadra se vendían estas drogas utilizando para ello a los bebés, llegando al extremo de guardar la droga dentro del pañal de los niños.

Alguien denunció a estas personas y la policía, luego de un allanamiento, les capturó y los niños fueron enviados a un hogar del I.C.B.F.

Una pareja le pidió a mi abuelita que les alquilara una habitación en nuestra casa, y vivieron unos 7 meses, tenían una niña de unos 10 años.
Yo ví a la niña haciendo tareas en el comedor pero curiosamente cada rato salía, entraba y volvía a salir en forma exagerada y había algo extraño en su actitud, lo que llamó mi atención y decidí investigar. 
Terminé descubriendo que la niña estaba vendiendo bazuco bajo la orientación de sus padres. Debajo del cojín del sofá de nuestra casa guardaba las bolsitas de bazuco.
Mi abuelita les pidió que se fueran y finalmente no los denunciamos porque pensamos que separar a esa niña de sus padres y que fuera enviada a un hogar de bienestar familiar tal vez no fuera lo mejor, y los padres prometían dedicarse a otra cosa y no comprometer a su hija.  


LA HISTORIA MÁS SIGNIFICATIVA QUE HE VIVIDO 
EN RELACIÓN CON LAS DROGAS.
                                    
                                                                       Por: Persides Cosme C.
                                                                       Licenciada en Administración

  

Rubén Darío es único hijo. Desde sus estudios primarios fue un excelente alumno, ocupando los primeros lugares e igual pasó en el bachillerato y así llegó a la Universidad, lo cual lo hacía ver como una persona que podría tener éxitos.  Ya mostraba sus cualidades de liderazgo dentro de la comunidad y esto lo llevó a codearse con políticos importantes y ocupar cargos públicos de alto nivel.

En esos ires y venires conoció amigos y otro medio social y se involucró con las drogas, con las que ya ha tocado fondo, perdió el hogar y el empleo y amigos. La madre falleció con una gran tristeza e impotencia. Él ha tenido psicosis con locura. Algunas veces intentaron rehabilitarlo pero no ha sido posible.
Me genera la inquietud en este señor que aún en sus estados de locura muestra que ha sido una persona intelectual, escribe, poemas, y los distribuye por cualquier moneda que le quieran dar y ese dinero lo emplea en su consumo de spa. 


LA HISTORIA MÁS SIGNIFICATIVA QUE HE VIVIDO EN
RELACIÓN CON LAS DROGAS
                          
                                          Por: Carolina Torrijos Montoya* 


*Mi pequeña biografía:
Soy Carolina Torrijos Montoya, tengo 30 años, soy técnica en ATENCIÓN INTEGRAL EN LA PRIMERA INFANCIA del SENA. Laboro como Agente Educativa FAMI para los hogares comunitarios de la Asociación Pueblo Joven del I.C.B.F. desde hace 8 años y hago parte de la Red del Buen Trato de la Comuna 20. 

Mi historia cuenta de un familiar cercano que cuando tenía 8 años de edad le ayudaba a su padrastro en sus tiempos libres a elaborar zapatos.
Su madre fue diagnosticada con cáncer, enfermedad que la llevó a la muerte. Durante este proceso de duelo la familia se desintegró. El niño dejó de estudiar y ahora debía dedicarse de tiempo completo a elaborar zapatos con su padrastro, razón por la que el contacto permanente con estos pegantes (solución amarilla y blanca) lo volvieron adicto. Llevándolo a la indigencia.

Un día sus tías lo encontraron en la calle en medio de una crisis por esta adicción, razón por la que tuvo que ser internado en un hospital durante algún tiempo y gracias al esfuerzo médico y al apoyo recibido por las tías él logró rehabilitarse. 

En la actualidad él es un hombre adulto, conformó una familia y su profesión es zapatero.

   
Una historia más

                                                         Por: Gloria E. Ramírez P.



Tengo una amiga a quien admiro y quiero. Esta es su historia:


Era hija de una hermosa hippie de los 60, una persona creativa y buena aunque de mala cabeza, que nunca pudo cambiar su vida y prefirió un mundo alucinado que éste de las dificultades cotidianas que hacen crecer y fortalecen; por eso mi amiga vivió su infancia con la mamá de su mamá que era una mujer muy joven y bonita para ser abuela y con poca disposición a hacer la función de mamá de su nieta.

Violeta se casó muy joven, tuvo una niña y dos hermosos hijos, por los que vale la pena toda esta historia, y a quienes dio ejemplo de coherencia en el amor y el cuidado. Al mismo tiempo a mi amiga le tocó vivir que su padre no la reconoció durante muchos años y, cuando se lo reclamó accedió a hacerlo pero previamente transfirió sus bienes personales a sus otros hijos.

A ella le había dolido llevar solo el apellido de la madre, aunque después de un tiempo esto ya no era para ella tan importante. Su padre le habría podido ayudar a pagar la Universidad y ayudarle un poco.

Mi amiga vivió el mundo de la droga cerquita de su corazón, tuvo que elegir  entre escapar de las responsabilidades y  asumir las dificultades de la existencia, ocupando la función de su padre y de su madre, y logrando al mismo tiempo no paralizar su pensamiento.



UNA HISTORIA DE DROGADICCIÓN
                                                    
                                                        Por: CAROLA CABRERA



Erase una vez un árabe que llegó a una tierra desconocida para él, era un Valle hermoso donde encontró una mujer muy bonita y se casó. De este matrimonio nacieron dos hijos: una niña y un niño.
El hombre árabe era adinerado. Colocó un restaurante muy bonito, con bailarinas árabes y comida típica. Le iba muy bien y era la envidia de todos los dueños de restaurantes del sector, hasta que un día le dijeron que se tenía que ir del lugar.

El buen hombre dejó todo tirado y se fué a otro sitio, ya sin dinero y sin casa. Le tocó vivir en un barrio popular. Para cuando esto sucede el hijo que ya tiene 16 años no soportó el cambio y empezó a consumir drogas.

Un fín de semana la madre y su hermana se fueron de paseo a otra ciudad donde sus familiares y el muchacho aprovechando esta ocasión se puso a consumir drogas en la casa. Cuando el padre lo descubrió en esta situación  discutió con él y no le permitió seguir consumiendo el casa. Terminado el altercado el padre se retira a su habitación y el hijo drogado y enojado con el padre, entra a esa habitación y con un cuchillo le da muerte a su padre a quien envuelve en las sábanas y cobijas y lo esconde debajo de la cama y luego huye del lugar.

Pasados unos días la madre regresa a la casa y oh sorpresa la escena que encuentra en su casa. El esposo muerto y el hijo por ninguna parte. Da aviso  a las autoridades de lo sucedido y colorín colorado, esta triste historia ha terminado. 

5 comentarios:

LUNA dijo...

Muy interesantes las historias, algunas muy tristes.

Lo increíble es que cada día se viven éstas y otras historias aún más impactantes.

Pienso que este proyecto es un gran paso en la prevención del consumo de drogas, un nuevo proyecto muy interesante.

Lorena Tenorio

Idinael Alfredo Tejeda Cantillo dijo...

INTERESANTE TALLER, QUE BUENO ES PODER AYUDAR A PARTIR DE NUESTRA PROPIA EXPERIENCIA

Luis Schnitman dijo...


Muchas gracias Lorena por tu correo y felicitaciones por ser la primera que envía un mensaje en el blog de los Talleres.También por tu trabajo.
Un abrazo.
Luis Schnitman

Luis Schnitman dijo...


Idinael
Felicitaciones por tu trabajo.
Entre todos lo seguiremos haciendo.
Un Abrazo,
Luis Schnitman

En positivo dijo...

Felicidades a todos los participantes en el Taller!. Me parece muy importante una buena prevención frente a las drogodependencias.
Tengo la suerte de conocer personalmente al Dr. Luis Schnitman, y es un placer poder seguir sus artículos y blogs gracias a internet desde España.

Ánimo a todos!

Gracias Luis,
Un abrazo,
Daniel Jara